Investigadores de la Universidad de Genova (UNIGE), en Suiza, y la Universidad de Basel, han creado virus artificiales que pueden ser usados para atacar células cancerígenas discriminando las células sanas del organismo. Estos virus están diseñados para alertar al sistema inmune para que envíe células asesinas directamente al lugar del tumor. Los resultados publicados en Nature Communications, apuntan a que este podría ser un sistema innovador para el tratamiento de cáncer.

La mayoría de las células cancerígenas, provocan reacción limitada sobre el sistema inmune, y es por esta razón que generan resistencia. Por otra parte, las infecciones virales activan señales de alarma en el organismo, estimulando que el sistema inmune intente atacar el cuerpo extraño.

Las inmunoterapias han sido exitosas para tratar cáncer por muchos años inhibiendo las defensas del organismo, lo que también favorece el ataque de las células cancerígenas. La idea de estimular el sistema inmune específicamente para combatir células cancerígenas, se ha mantenido como un sueño imposible. Sin embargo, estos investigadores han logrado manufacturar un diseño de virus innovador que parece podría hacer exactamente esto. Sus equipos de investigación están liderados por el profesor Doron Merkler del Departamento de Patología e Inmunología de la Facultad de Medicina, UNIGE, y el profesor Daniel Pinschewer del Departamento de Biomedicina de la Universidad de Basel.

Los investigadores han armado estos virus basados en el virus Coriomeningitis Linfocítica (LCMV por sus siglas en inglés) el cual tiene la capacidad de afectar a roedores y humanos. Aunque este virus no es dañino para los ratones, si activa una reacción inmunológica de defensa viral. Los virólogos han integrado ciertas proteínas encontradas específicamente en células cancerígenas. El virus diseñado, tuvo la habilidad de activar el sistema inmune específicamente para proteínas cancerígenas peligrosas.

Las combinaciones únicas de señales de alarma con las proteínas específicas de células cancerígenas estimularon el sistema inmune para crear un ejército fuerte de Linfocitos T Citotóxicos, también conocidos como células asesinas, las cuales identificaron las células cancerígenas por medio de su proteína y logrando su destrucción de manera exitosa.

Fuente