Un grupo de científicos alemanes, han diseñado un nuevo método para la administración de fármacos para el cáncer ginecológico que consiste en un esperma recubierto de hierro. Los científicos primero empapan esperma de toro en un fármaco común para el tratamiento de cáncer llamado Doxorubicin, el cual se absorbe fácilmente y después, el esperma es puesto en un arnés de hierro pequeño. Con el uso de imanes, los espermas son guiados hacía las células tumorales. Este sistema aún no está listo para ser usado en humanos, principalmente por el alto riesgo de embarazos no deseados. Sin embargo, los investigadores esperan mejorar este sistema en el futuro.

Fuente