Morderse las uñas puede causar algo más que unas uñas antiestéticas, puede tener consecuencias a largo plazo para su salud.

Los investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas A&M ofrecen cinco razones por las que deberías dejar el hábito:

  • Las uñas contienen mucha suciedad y muchos gérmenes. Morderse las uñas significa que esos gérmenes entran tu boca y a tu cuerpo, donde aumentan significativamente el riesgo de sufrir una enfermedad.
  • Infecciones dolorosas en las uñas. Los síntomas de una infección llamada paroniquia incluyen el enrojecimiento y la hinchazón del área que rodea a la uña. Si la infección es bacteriana, quizá salgan ampollas con pus.
  • Morderse las uñas es malo para su sonrisa. El hábito puede provocar que sus dientes se desplacen de su lugar o que se rompan. Además, los gérmenes que hay en sus dedos podrían infectar o irritar sus encías, y provocar un mal aliento.
  • Morderse las uñas aumenta el riesgo de padrastros o uñas encarnadas. Los padrastros son heridas abiertas que se infectan con facilidad. Y las uñas encarnadas se producen cuando una uña crece por debajo de la piel.
  • Las toxinas están presentes en el esmalte de uñas o el gel de uñas. Si se pinta las uñas, también se pone en riesgo de intoxicarse con las sustancias del esmalte si se muerde las uñas.

Presta más atención a tus uñas cuando te laves las manos y recuerda que si muerdes constantemente las uñas, es probable que muerdas un poco más de lo esperado.

Fuente