El riesgo de morir de cáncer de cuello uterino podría ser mucho mayor de lo que se pensaba anteriormente, y los médicos siguen recomendando a las mujeres que continúen con las pruebas de detección de cáncer.

Las mujeres negras mueren de cáncer cervical a una tasa 77% más alta de lo que se pensaba anteriormente y las mujeres blancas están muriendo a una tasa 47% más alta, según un nuevo estudio publicado en la revista Cancer este lunes.

El estudio encontró que las estimaciones previas de las tasas de mortalidad por cáncer de cuello uterino no tienen en cuenta a las mujeres a quienes se les extirpó la cervix en procedimientos de histerectomía, lo que elimina el riesgo de desarrollar el cáncer.

“Los cálculos anteriores no tomaron en cuenta las histerectomías porque el mismo método general se utiliza en todas las estadísticas de cáncer”, dijo Anne Rositch, profesora asistente de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins en Baltimore y autora principal del estudio.

Ese método es medir el impacto del cáncer a través de una población total sin contabilizar factores fuera del género, dijo.

Hubo alrededor de 12.990 nuevos casos de cáncer cervical en los Estados Unidos el año pasado y 4.120 muertes por cáncer cervical, según el Instituto Nacional del Cáncer.

Para el estudio, los investigadores analizaron datos sobre muertes de cáncer de cuello uterino en los Estados Unidos, de 2000 a 2012, del Centro Nacional de Estadísticas de Salud y el Instituto Nacional del Cáncer de Vigilancia y Epidemiología.

Los datos se limitaron a sólo 12 estados en el país, pero los investigadores observaron que los datos todavía proporcionaban una muestra nacionalmente representativa de mujeres.

Luego, los investigadores recopilaron datos del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo de Comportamiento sobre cuántas mujeres en 2000 a 2012, de 20 años o más, informaron haber tenido una histerectomía. Utilizaron esos datos para ajustar las tasas de muertes por cáncer de cuello uterino.

Antes del ajuste, los datos mostraron que el cáncer de cuello uterino mató alrededor de 5,7 por cada 100.000 mujeres negras y 3,2 por cada 100.000 mujeres blancas. Después del ajuste para las histerectomías, la tasa fue de 10,1 por 100.000 mujeres negras y 4,7 por 100.000 mujeres blancas.

Los datos mostraron que la disparidad racial observada en las tasas de mortalidad por cáncer cervical en mujeres blancas y negras fue subestimada en un 44% cuando no se tuvieron en cuenta las histerectomías.

“No podemos decir de nuestro estudio lo que podría estar contribuyendo a las diferencias en la mortalidad por cáncer de cuello uterino por edad y raza”, dijo Rositch. “Ahora que tenemos una mejor comprensión de la magnitud del problema, tenemos que entender las razones que subyacen al problema”.

El cáncer de cuello uterino es altamente prevenible en los Estados Unidos pues los análisis y la vacuna para prevenir el virus del papiloma humano, o VPH, que pueden causar cáncer de cuello uterino, están disponibles, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“La disparidad racial puede ser explicada por la falta de acceso o acceso limitado a los programas de detección de cáncer de cuello uterino entre las mujeres negras, en comparación con las blancas”, dijo la doctora Marcela del Carmen, oncóloga ginecológica en el Massachusetts General Hospital Cancer Center, quien no estuvo involucrada en el estudio.

“Esta brecha y disparidad debe ser abordada con iniciativas centradas en un mejor acceso a programas de prevención o detección, un mejor acceso a los programas de vacunación contra el VPH y un mejor acceso y adherencia al tratamiento estándar del cáncer de cuello uterino”, dijo.

Nota vía CNN.