¿Sabías que cada día estamos expuestos a grandes cantidades de microorganismos, y algunos contienen virus y bacterias nocivos para la salud?

Aquí las 10 cosas más sucias que seguramente tocas todos los días:

1. Menú de restaurante. Se estima que en las cartas de menú de los restaurantes hay hasta 100 veces más bacterias que en el asiento de un excusado. Esto se debe a la gran cantidad de personas que usan los menús todos los días.

2. Teclado de computadora. Este objeto puede acumular suciedades que favorecen el crecimiento bacteriano e incluso fomentar la aparición de hongos que afectan a la piel y a las uñas.

3. Tina. La zona alrededor del desagüe puede tener aproximadamente 19.500 bacterias por pulgada cuadrada.

4. Celular. Acumula grandes cantidades de microorganismos, y el problema es que no se limpia y se comparte con otras personas, por lo que puede propagar infecciones de forma fácil.

5. Hielo. Un estudio que examinó las condiciones de los restaurantes de comida rápida en los Estados Unidos dio como resultado que el 70% del hielo que se ofrecía con las bebidas era más sucio que el asiento de los excusados.

6. Agarraderas de tren, metro o autobús. El virus causante del resfriado llega a sobrevivir 18 horas en superficies inertes, como es el caso de estos objetos.

7. Perillas de puertas. Poca gente se acuerda de limpiar las perillas de las puertas, las cuales están en contacto constante con las manos y, por lo tanto, recogen muchos gérmenes.

8. Estropajo o esponja de cocina. Contiene más bacterias que la taza del excusado. Entre ellas, puede contener la bacteria Campylobacter, responsable de producir el Síndrome de Guillain Barré.

9. Colchones. Después de 10 años de uso, un colchón puede llegar a pesar el doble, el peso extra se debe a la cantidad de ácaros y polvo, los cuales quedan almacenados en el colchón.

10. Alfombra. Las alfombras son 4.000 veces más sucias que el asiento del excusado porque acumulan en promedio unas 200.000 bacterias por pulgada cuadrada. Un ser humano desprende un millón y medio de células de piel muerta cada hora, y eso es alimento suficiente para mantener a las bacterias de nuestras alfombras sanas y felices.

Nota vía Muy Interesante y Viralismo.