Los expertos del laboratorio de Metabolismo Energético del Instituto de Neurobiología, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) descubrieron que el yodo coadyuva en el proceso quimioterapéutico, particularmente en el tratamiento y prevención del cáncer de mama, por lo cual, la Máxima Casa de Estudios obtuvo la patente MX/a/2010/004437.

Los investigadores de la Universidad probaron sus hallazgos en células humanas y, luego hicieron un protocolo clínico con mujeres de Querétaro que padecen cáncer de mama, encontrando resultados satisfactorios luego de la ingesta de yodo molecular: los tumores reducían su tamaño.

La agencia Conacyt realizó una entrevista a Carmen Yolanda Aceves Velasco, responsable del proyecto, y refirió que si este compuesto se aplicaba en conjunto a los procesos quimioterapéuticos, se potenciaba el efecto hasta la desaparición.

Para obtener las conclusiones se realizó un experimento en roedores, en donde, gracias a los compuestos yotados aplicados, se redujeron los tumores.

Afirmó que el yodo molecular es un antioxidante que neutraliza radicales libres, que generan un efecto antiproliferativo, coadyuvando en los procedimientos de quimioterapia en seres humanos. Los expertos probaron la efectividad del compuesto, incluso sin efectos secundarios.

El yodo molecular cuenta también con propiedades para la prevención y tratamiento de patologías de la próstata.

La investigadora Rocío Brenda Anguiano dijo que en los análisis realizados con modelos animales, el yodo, a través de sus propiedades, reduce el estrés oxidativo, lo que explica los efectos antihiperplásicos o antiproliferativos, razón por la que el estudio se llevó nuevamente a pacientes en Querétaro, obteniendo nuevamente resultados positivos.

La valoración clínica de los pacientes que se sometieron al estudio arrojó un aumento en sus niveles de antígeno prostático, una proteína útil para la detección oportuna del cáncer de próstata.

Como resultado del protocolo de investigación, de acuerdo con la especialista de la UNAM, se encontró una mejoría en los síntomas de los pacientes participantes tras una valoración clínica, además de que no se observó un aumento de sus niveles de antígeno prostático, una proteína útil en la detección oportuna de cáncer de próstata.

Nota vía Univadis.