Tratamientos naturales para “curar” el cáncer hay muchos, sin embargo, existe un condimento que actualmente goza de gran popularidad para combatir esta enfermedad: la cúrcuma.

Los fieles seguidores de esta especia dicen que cura de todo, desde inflamación, gastritis y hasta depresión, aunque a la gente de la BBC lo que más le llamó la atención fue su capacidad para combatir el cáncer.

¿En verdad la cúrcuma cura esta terrible enfermedad? Para descubrirlo, este medio encontró a 100 voluntarios y con la ayuda del profesor Martin Widschwendter de la University College, en Londres, hicieron un importante descubrimiento.

Los voluntarios se dividieron en tres grupos, al primero se le pidió que consumiera una cucharada de cúrcuma diaria mezclada con sus alimentos, el segundo grupo tuvo que tomarse una cápsula de suplemento de cúrcuma y al tercero se le dio un placebo.

El profesor Martin Widschwendter y su equipo estudian el comienzo del cáncer, y cómo las células cambian antes de convertirse en células cancerosas. A este proceso de cambio se le llama metilación de ADN y, según la BBC, funciona como un switch que puede cambiar la actividad de los genes para bien o para mal.

La tarea del profesor fue revisar los patrones de metilación de ADN en la sangre de los voluntarios antes y después del experimento, y aunque no se encontraron cambios en las personas que consumieron placebos ni en las que tomaron el suplemento, los que comieron una cucharada de cúrcuma mezclada con la comida “tuvieron cambios sustanciales… encontramos un gen en particular que mostró una gran diferencia. Y lo más interesante es que sabemos que este gen está involucrado en tres enfermedades: asma, depresión y cáncer”.

Para saber por qué sólo los que mezclaron la cúrcuma con su comida presentaron cambios, el grupo de la BBC acudió con la doctora Kristen Brandt de la Universidad de Newcastle, quien aseguró: “Agregar grasa o calentarlo hizo que la cúrcuma fuera más soluble, lo cual la hace más fácil de absorber”.

Esto no significa que se haya descubierto la cura contra el cáncer, pero sí es un gran avance para saber cómo esta raíz actúa contra la enfermedad a nivel celular. Así que, aunque por el momento se necesitan hacer más pruebas, tal vez no sería mala idea agregar este condimento a nuestra dieta diaria.

Nota vía The Huffington Post