En la actualidad las medallas de oro están compuestas en un 92.5% de plata y únicamente llevan un 1.34% de oro, el metal más preciado por los mercados internacionales, así lo avala el Consejo Mundial del Oro.

Los premios otorgados en los Juegos Olímpicos han variado a lo largo de su historia. En los Juegos Olímpicos de 1896 celebrados en Atenas, los participantes recibieron una medalla de plata y una rama de olivo y los subcampeones una medalla de bronce y una rama de laurel.

Las medallas de oro macizo se introdujeron en los juegos de 1904 en St Louis, y cuatro años más tarde, en Londres, en donde las medallas comenzaron a ser otorgadas a los tres mejores atletas en el orden en el que lo conocemos actualmente: oro, plata y bronce.

Por lo tanto, las medallas que vemos hoy no están hechas de oro, sino de 92.5% de plata, 6.16% de cobre y sólo 1.34% de oro, es decir, el valor aproximado es de seis gramos de oro de 24 kilates.

Nota vía Planeta Curioso

Foto portada vía imágenes.lainformacion.com