Una nueva investigación llevada a cabo por la Universidad de Copenhague (Dinamarca) ha concluido que las mujeres que toman anticonceptivos hormonales, ya sean píldoras anticonceptivas, parches o anillo vaginal, tienen un mayor riesgo de sufrir depresión y de utilizar antidepresivos.

Investigaciones anteriores han sugerido que los cambios en los niveles de estrógeno y progesterona pueden desempeñar un papel importante en la depresión.

Para realizar el estudio, el equipo de Lidegaard evaluó a más de 1 millón de mujeres de 15 a 34 años de edad entre 2000 y 2013. Se les dio seguimiento durante un promedio de 6 años.

Durante el seguimiento, el 55.5% de las mujeres empleaba anticonceptivos hormonales; se realizaron 23.077 diagnósticos de depresión y se firmaron 133.178 recetas de antidepresivos por primera vez.

Las mujeres que sí utilizaban anticonceptivos hormonales se encontraban expuestas a un mayor riesgo de depresión (1.23 veces más) y de uso de antidepresivos (1.34 veces más).

El riesgo fue aún mayor para las adolescentes de entre 15 y 19 años, pues el riesgo aumentó 1.8 veces para la depresión y 2.2 veces para el uso de antidepresivos. La adolescencia es un “periodo sensible”, así que podrían verse más afectadas por las hormonas externas que las mujeres de mayor edad.

Nota vía Medline Plus y Muy Interesante.