Hace unos 400 años, en las aguas gélidas de Groenlandia, una hembra de tiburón boreal veía la luz, y todavía hoy merodea por esos mares. Esto la hace, según un reciente estudio, el vertebrado más longevo que haya existido en la Tierra.

Para determinar la edad de este tiburón de Groenlandia, los expertos de la Universidad de Copenhague utilizaron la técnica de datación por radiocarbono.

Y este no es el único dato asombroso -o al menos curioso- que encontraron.

  1. La edad sexual. En el estudio publicado en la revista Science, los expertos estudiaron las edades de 28 animales, y estimaron que la edad de una estas criaturas era de unos cuatro siglos. Estos tiburones crecen un centímetro al año y alcanzan la madurez sexual a los 150 años. Los expertos creen que estos animales solo pueden alcanzar la madurez sexual cuando miden 4 metros de largo, lo que quiere decir que -al ritmo que crecen- deben esperar un siglo y medio para aparearse.
  2. Son lentos nadadores de cuerpo blando. Los tiburones de Groenlandia son unas bestias inmensas que pueden alcanzar una longitud de 6 metros de largo. Se encuentran nadando muy lentamente en las aguas del norte del océano Atlántico, y del glacial Ártico, cerca de Groenlandia e Islandia (de allí su nombre).Con este lento ritmo de vida, y una tasa de crecimiento bastante relajada, siempre se pensó que estas criaturas podían vivir muchos años, pero hasta ahora no había sido posible determinar su edad. Algunas de estas especies de tiburón, como el blanco, tienen un tejido calcificado que puede usarse para saber cuánto tiempo llevan de vida.”Pero el de Groenlandia es un animal muy, muy blando”, señaló Nielsen. “No tiene partes duras en el cuerpo donde se puedan depositar capas de crecimiento, así que se pensaba que la edad no se podía investigar”.
  3. El ojo del tiburón.  Sin embargo, el equipo encontró una forma ingeniosa de determinar la edad.”El lente del ojo del tiburón está compuesto de un material especializado que contiene proteínas metabólicamente inerte”, contó el experto. Esto significa que una vez sintetizadas en el cuerpo, estas proteínas no se renuevan más, lo que permitió a los expertos utilizar la técnica de datación por radiocarbono. Y fue con esta técnica que determinaron que la hembra más grande, de 5 metros, era también la más longeva.Debido a que la datación por carbono no produce fechas exactas, se cree que pudo haber nacido entre el 1501 y el 1744, pero su fecha más probable es a principios del siglo XVII.

Nota vía BBC y planeta curioso.  

Foto de portada vía republica.com