Este es el primer estudio que observa el efecto de la infección del Zika en el cerebro de los adultos.

“En función de nuestros hallazgos, infectarse con el Zika de adulto quizá no sea tan nocivo como la gente cree”, advirtió Joseph Gleeson, jefe del Laboratorio de Enfermedades Cerebrales Pediátricas en la Universidad de Rockefeller, en un comunicado de prensa del Instituto La Jolla.

El Zika puede entrar claramente en el cerebro de los adultos y causar estragos, pero es una enfermedad compleja; es catastrófica para el cerebro joven en desarrollo, y sin embargo la mayoría de los adultos que se infectan con el Zika rara vez muestran síntomas detectables. Su efecto sobre el cerebro adulto podría ser más sutil.

Los investigadores trabajaron en los efectos del Zika con las células cerebrales de los ratones, aunque la investigación con animales con frecuencia no produce el mismo efecto en los humanos.

Se necesitan más estudios para determinar si el Zika produce los mismos daños en las células cerebrales adultas en los seres humanos, y si podría tener efectos a largo plazo o el potencial de alterar la conducta, dijeron los científicos.

La infección con el Zika durante el embarazo puede causar anomalías cerebrales graves en los fetos en desarrollo, la más común es la microcefalia, donde el cerebro y la cabeza son extrañamente pequeños. Miles de bebés han nacido con estos defectos, la mayoría en Brasil, desde que comenzó el brote en Sudamérica en abril de 2015.

“El virus parece estar viajando bastante a medida que las personas se mueven por el mundo”, dijo Gleeson. “Dado este estudio, creo que los esfuerzos en la salud pública deberían plantearse monitorizar las infecciones con el Zika en todos los grupos, no solo las mujeres”.

Nota originalmente publicada en La Jolla Institute for Allergy and Immunology.

Nota vía Medline Plus