El biólogo japonés Yoshinori Ohsumi ha ganado hoy el Nobel de Medicina 2016.

Ohsumi, de 71 años, fue galardonado por el Instituto Karolinska de Suecia por descubrir mecanismos detrás de la autofagia celular, el proceso de degradación y reciclaje de células. Cuando este falla, se pueden producir enfermedades como mal de Parkinson, diabetes y cáncer.

La palabra autofagia tiene su origen en el idioma griego y quiere decir “comerse a uno mismo”. El concepto emergió durante la década de 1960, cuando los investigadores observaron que las células podían destruir sus propios contenidos, encerrándolos en membranas y enviando los vesículos resultantes al lisosoma, un orgánulo celular encargado del reciclaje.

Treinta años después Ohsumi usó levadura de pan para identificar los mecanismos esenciales del proceso y mostró que eran similares en las células humanas.

Científicas del campo en el que fue pionero Ohsumi han celebrado el galardón de su colega japonés. “El premio Nobel es muy merecido y además, hay que reconocer la gran generosidad de la comunidad científica japonesa que trabaja en autofagia con los equipos de todo el mundo. Nos han facilitado todo para que pudiésemos ayudar a avanzar este campo”, ha afirmado Patricia Boya, responsable el grupo que estudia las funciones de la autofagia en la fisiopatología de los organismos en el Centro de Investigaciones Biológicas del CSIC. Caty Casas, investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona, considera que este Nobel “reconoce por fin este proceso en toda su magnitud”.

Nota vía BBC y El País

Foto portada vía media1